EL LENGUAJE DE LAS FLORES: CÓMO ILUMINAR UN EVENTO

 

 

 

 

 

 

Entre pétalos, hojas y ramaje el lenguaje de las flores se abre paso, y más cuando se trata de un evento. En Espacio Nómada sabemos que las flores pueden transmitir un mensaje determinado a través de su color y de la puesta en escena que se haga.

Independientemente del evento que nos propongamos, decorar el ambiente con arreglos florales siempre otorgará mayor  esplendor al espacio seleccionado. Si en la época victoriana se descubrió en la flores una manera de comunicar (floriografía) sentimientos y encriptar mensajes (en una era donde el deseo se suprimía y se ocultaba por la moral reinante), en la actualidad las flores pueden expresar afecto y cordialidad. Y enriquecer las relaciones humanas y corporativas; un aspecto favorecedor a la hora de crear un ambiente distendido y propenso a la comunicación interpersonal.

Dinamismo, colorido, frescura… son solo algunas de las cualidades que poseen las flores. Si resultan una manera natural de trasmitir sentimientos, por qué no utilizar esa expresividad sabiamente a la hora de confeccionar una puesta en escena atractiva en eventos.

Por supuesto, para hacerlo bien hay que conocer la tipología floral. En Espacio Nómada contamos con los mejores partners (como Jardinería Sara) que conocen las tendencias de los arreglos florales y las tonalidades más adecuadas para cada situación. Porque las flores siempre nos van a acompañar en diversos momentos de nuestra vida.

Existen algunas normas tácitas que se deben cumplir a la hora de realizar una adecuada decoración floral en eventos. Más allá de las tendencias, los colores y los gustos, estos pequeños consejos hacen que un evento siempre resulte agradable con el uso de las flores. Normas, por ejemplo, a tener en cuenta en los arreglos florales de mesa, que consiguen trasladar un pedazo de naturaleza viva a los comensales.

  • Aroma. Diversidad floralpero sin aroma, siempre que haya comensales en el evento, porque restarían protagonismo a los platos que se sirven.
  • Altura. Nunca deben superar los 20 centímetros, ya que estamos en un lugar de encuentro que, como hemos subrayado, debe propiciar el diálogo y el contacto visual.
  • Recipiente. Nos solemos olvidar del recipiente, pero es un aspecto a tener en cuenta para que vaya parejo a la vajilla que utilicemos, y realce la puesta en escena.
  • Tipología. Aquí la elección es libre, por supuesto. Y depende del gusto del anfitrión y de la tipología del evento. Pero se aconseja  utilizar flores de temporada (que además ahorra costes), para hacer que la mesa se convierta en una pequeña muestra de la naturaleza que nos rodea; de la misma forma que un menú utiliza ingredientes de temporada para integrarnos en el entorno de forma sutil y apropiada.

Estas variables siempre desempeñan un papel fundamental, independientemente de que quieras construir un centro de mesa clásico, rústico o de diseño.

*Las mesas para juntas directivas o reuniones es preferible no adornarlas con arreglos florales.

Eventos

Las flores y arreglos vegetales trascienden la mera decoración para reforzar el mensaje, ya se trate de un evento corporativo o personal. Hay infinidad de posibilidades para jugar con los colores y las formas, y dibujar un contexto específico.

Institucionales y empresas

Aquí la sutileza y la elegancia deben jugar un papel fundamental; sin grandes llamadas de atención, puesto que hablamos de comidas de trabajo (excepto en cenas de gala) donde hay que favorecer la socialización y el networking. Se pueden utilizar los colores corporativos, para potenciar la imagen de marca, pero siempre con la sencillez como protagonista.

Personales

Aquí la frondosidad puede ser más abultada. Aunque en Espacio Nómada abogamos por no exceder el número de arreglos. Menos es más, y con las flores casi nunca se debe exagerar.

Vamos a obviar eventos tradicionales como las bodas, bautizos, etc (que merecen una consideración aparte) para centrarnos en almuerzos y cenas privadas. Situaciones donde podemos jugar con las composiciones a distintos volúmenes y con flores sueltas para dar la sensación de trabajo artesanal.

Ahora que llega el verano, la tendencia por la que se apuesta es la de estilo campestre. Los colores fuertes de la primavera desaparecen para dar la bienvenida a tonalidades más desvanecidas (incluso pastel), utilizando, por ejemplo, la flor de espiga en los delphinium y eremurus. En cualquier caso, el color de la flor debe armonizar con el resto de la decoración.

Eventos en interior

La decoración floral y las plantas dan el toque final a cualquier espacio exterior e interior.

Independientemente de que el evento se desarrolle dentro o fuera, hay que abanderar una norma básica: las flores no son protagonistas sino acompañantes. Los arreglos en interiores se adaptarán a la decoración que desvela la sala (incluso el edificio) donde tenga lugar el evento. Un espacio clásico requerirá un arreglo clásico; uno más vanguardista nos permitirá un diseño más contemporáneo.

Si el espacio es reducido, la simplicidad puede resultar la clave del éxito: flores coloridas en jarrones de diseño y diferentes tamaños, para romper con la linealidad y conseguir ese efecto como recién-cogidas-del-jardín.

En este punto volvemos a hablar de las tonalidades, porque los tonos vintage son tendencia. Los colores suaves y la gama de tonos pastel (sobre todo en época estival) son el reclamo de un evento con personalidad (rosa pálido, turquesa matizado). Se trata de tonalidades que aportan serenidad y transforman cualquier espacio, por modesto que sea, en un rincón acogedor que brinda a los asistentes la posibilidad de socializar en un ambiente amable y limpio.

Eventos en exterior

Para eventos en el exterior siempre podemos jugar con nuestro entorno, aunque aquí se puede arriesgar más, sobre todo en un espacio rodeado de naturaleza. Aquí las texturas cobran especial relevancia. Tonos tenues y formas compactas con texturas vegetales para generar ese efecto rústico y natural, que complemente a un evento que se desarrolle en el exterior.

Siguiendo con ese estilo campestre que marca tendencia, podemos utilizar hortensias, bayas de viburnum rojos, astilbe, viburnum, anémona, verónica, peonía, camomila, ranúnculo, margaritas amarillas y sedum. Combinamos todos estos colores de forma que crean armonía pero también un contraste, para construir el leit motiv que buscamos.

En definitiva, lo importante es generar una puesta en escena, una dinámica que comunique estilo, elegancia, sobriedad… Siempre dependiendo del mensaje que se quiera transmitir en cada momento.

Espacio Nómada

Espacio Nómada ofrece alternativas de espacios singulares en entornos encantadores…

Ver

Cartera

Espacio Nómada incorpora y diversifica constantemente su catálogo, con nuevos enclaves inéditos, singulares…

Ver

Galería

Imágenes de espacios y enclaves singulares gestionados por Espacio Nómada.

Ver

Todos los derechos reservados © 2017   Política de Cookies – Protección de Datos – Aviso Legal – Medidas de seguridad

Share This